ESTE FILM ES PARA

todas  NOSOTRAS

 

declaración de la directora

Me tomó seis meses de interminables conversaciones con mi pareja decidir hacer una película sobre Zoilamérica. No fue una decisión fácil. Su historia es uno de los temas más sensibles para el Gobierno Nicaragua. Su padre adoptivo, Daniel Ortega, y su madre, Rosario Murillo, son presidente y vicepresidente del país. Su gobierno es un régimen dictatorial.

 

Para la mayoría de los medios de comunicación de Nicaragua la historia de Zoilamérica es el mayor escándalo político de la historia contemporánea del país. Para mí, sin embargo, es la historia de cientos de mujeres que deciden levantar su voz y denunciar a los abusadores sexuales, y en respuesta, son castigadas, censuradas y/o ignoradas por sus familias, su iglesia o su partido. Es por esta razón que decidí alejarme del abordaje tradicional de su historia y enfocarme en el impacto que tuvo el abuso sexual en la relación con su familia, su padre, su madre y su hijo. Un espejo en donde espero que muchas familias encuentren un punto de reflexión.

 

Mientras filmaba, era evidente que la parte más difícil de esta historia, era para Zoilamérica, su relación con su madre, y el rol que ella jugó en ocultar el abuso y culpar a su hija de lo ocurrido, algo que no es raro en la sociedad nicaragüense. En ese conflicto encontré el corazón de esta historia, el como el abuso sexual y la cultura de silencio destruye las relaciones familiares. En Nicaragua, el abuso sexual es un fenómeno que se esparce en todas nuestras estructuras sociales, propagado por el silencio y la impunidad.

 

Mientras trabajaba en la posproducción de esta película, Nicaragua se enfrentaba a la peor crisis política y humanitaria del país desde el fin de la guerra civil. Miles de nicaragüenses reclamaron la renuncia de Ortega y Murillo, y la respuesta del gobierno fue brutal. En 4 meses, casi 400 personas murieron asesinadas, y más de 50,000 nicaragüenses han sido empujados al exilio. Incluyéndome a mí.

 

Espero que esta película revele una perspectiva diferente sobre el papel de Familia en casos de abuso sexual, así como muestre la capacidad de recuperación y determinación de las mujeres y hombres víctimas de abuso, que luchan por recuperar sus propias vidas y dinámicas familiares a pesar de su dolor. Esta película también me cambió. Después de mis conversaciones con Zoilamérica, le conté a mi madre por primera vez que fui abusada sexualmente cuando era niña por un vecino.

 

Esta película es para todos nosotros.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now